El debate sobre la baja en la edad de imputabilidad, ¿de qué estamos hablando?

 

La larga data de delitos cometidos por jóvenes en nuestro país reaviva una vez más el debate acerca de bajar la edad de imputabilidad. Por un lado, están quienes reclaman justicia porque fueron victimas de un asalto o de violencia. Por otro lado, están quienes reclaman justicia por esos jóvenes, que serían víctimas de un sistema mucho mayor. ¿Qué decir ante esta postura?
Estudio Chittó, estudio de abogados en Córdoba, te ofrece una síntesis de lo que dicen actores de ambas partes.

esposas delito

El ministro de Justicia, Germán Garavano, señaló que el Gobierno impulsará modificaciones en el régimen penal juvenil, que implica la baja de la edad de imputabilidad de los 16 a los 14 años. Este proyecto será discutido durante todo el año 2017 en un equipo conformado por especialistas de Unicef y fuerzas políticas.

El funcionario sostuvo que la legislación vigente es paternalista y que se requiere un cambio que contemple nuevos derechos, responsabilidades y obligaciones, considerando a los jóvenes no sólo como victimarios sino también como víctimas, a causa del circulo vicioso de la violencia en el que ingresan.

En este sentido, se plantea la necesidad de un abordaje integral de los jóvenes, con la posibilidad de reinserción escolar y laboral, sino quedarían librados al azar y sería imposible revertir la situación sin una contrapropuesta.

Por su parte, Unicef dio a conocer distintas cifras: en Argentina, hay 1.305 chicos menores de 18 años privados de su libertad en centros cerrados. De ellos, la mayoría tiene entre 16 y 17 años y el 80% se encuentra en Buenos Aires, Córdoba, Ciudad de Buenos Aires, Mendoza y Santa Fe.

Lo que Unicef propone es una ley de justicia penal juvenil que no disminuya la edad de imputabilidad y que cada adolescente sea sometido a un proceso penal con las debidas garantías, en el que se le apliquen –como regla– medidas no privativas de la libertad, dejando como sanción excepcional (sólo en casos de extrema necesidad) la restricción de la libertad personal. La organización hizo especial hincapié en alinear la legislación a los estándares internacionales de protección de los Derechos Humanos.

Resulta innegable que muchos jóvenes se enfrentan con la ley por motivos de toda índole: desde encontrarse en entornos donde el delito prevalece, marginalidad y drogadicción, hasta ser víctimas de organizaciones delictivas que los utilizan como objetos para sus fines.

Es así como el asunto se va complejizando y ya no quedan tan claros quienes son victimas y quienes victimarios.

Por otro lado, cualquiera cambio de legislación que no se complete con una inversión en políticas públicas de protección integral de la niñez y adolescencia será en vano. Sin dudas, se trata de un tema que requiere contemplar todas las voces de la sociedad así como la opinión de diferentes profesionales.

Qué sucede en otros países con la edad
En América latina, la edad mínima de responsabilidad criminal va desde los 7 años, en Trinidad y Tobago, hasta los 18 en Brasil, según un informe de Unicef. En Argentina y Cuba es de 16 años. En países como Chile, Perú, Colombia o Venezuela es de 14. En Uruguay, 13 años. En México, Panamá, Ecuador o Costa Rica ya alcanza a los chicos de 12 años.

 

Fuente información: LVI

Etiquetas: delito, Derecho Penal, imputabilidad

.